miércoles, 12 de noviembre de 2014

Physalis alkekengi, alquejenque

La Physalis alkekengi o alquejenque es una planta herbácea perenne perteneciente a la familia de las solanáceas originaria de zonas cálidas. Tiene un fino tallo principal del que van surgiendo múltiples ramas, que a su vez se dividen en otras, lo que pueden convertirla en una planta invasora o una planta ideal para hacer setos o cubrir parterres según se cuide. Crece sin ningún problema en terrenos calcáreos bien drenados de zonas cálidas-templadas, si bien también puede resistir heladas breves.
Tanto el tallo como las hojas están cubiertas de una fina vellosidad. Hay que avisar que todas las partes de esta planta (excepto el fruto maduro) pueden ser tóxicos. Las inflorescencias, que aparecen entre la primavera y el verano, son flores únicas en forma de campana y color amarillento con manchas pardas. El fruto del alquejenque es una baya redonda de aspecto muy similar al de un tomate cherry pero más pequeño, de un color que va desde el rojo intenso al amarillo-anaranjado. Tiene un peculiar sabor agridulce, debido a su contenido en fisialinas. Pueden consumirse directamente, en ensaladas de frutas, macedonias o zumos. También es común verlos decorando algunas tartas o postres.

cultivo en maceta de alquejenque
El alquejenque es una planta de muy fácil cultivo incluso en una maceta de reducidas dimensiones.

Physalis alkekengi

hojas de la planta alquejenque
Las hojas pecioladas del physalis son grandes y de un color verde intenso.

tallo peludo
El tallo está todo cupierto de una fina pilosidad.

flor de Physalis alkekengi
La inflorescencia en sus primeras fases.

flor de la planta capullina
Y aquí vemos una flor de alquejenque ya toralmente desarrollada.

fruto tomatillo
La peculiar forma de farol de luz chino de la vesícula que cubre el fruto del alquejenque le dan el sobrenombre de farolillo.
tomates chinos
Al estar cubierto por esta lámina protectora hace que nos pueda ser difícil apreciar el grado de maduración del tomatillo al no estar a la vista directa. Si las hojas de la cubierta están verdes, el fruto también lo estará.

uva espina de el cabo
Si está de color pardo o incluso ya ha empezado a desaparecer el farolillo querrá decir que la baya ya está preparada para su comsumo.

fruta farolillo chino
Siempre es conveniente consumirla al instante o sinó conservarla en el frigorífico un máximo de 2 ó 3 días.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...